Museología en tiempos de crisis

Publicado en por gildo gonzalez

148

 

 

 

MUSEOLOGÍA EN TIEMPOS DE CRISIS

 

La constante adaptación de los museos a la sociedad ha aparejado un cambio y evolución del propio concepto de museo, consolidándose como valor en alza, demostrando que puede servir como instrumento de conocimiento, educación y cultura; además de significar una opción más para los momentos de ocio.

Sin embargo, los museos en la actualidad se plantean nuevos retos y necesidades que los ubiquen como instituciones culturales activas dentro de sociedades cada vez más dinámicas y complejas. Su gestión debe responder a estos cambios y proporcionar soluciones innovadoras que afecten sus modelos de presentación.

Si lo que se pretende es que el museo sea más competitivo, la gestión y planificación serán necesidades inmediatas. La gestión implica planificación y la planificación supone además de un análisis detallado, el conocimiento minucioso de la institución para reflexionar ante la toma de decisiones.

La gestión es un proceso complejo que requiere de un profundo conocimiento de la museología y las funciones que en l museo se desarrollan, en este sentido, el plan museológico se presenta como una herramienta de reflexión, motivación, organización interna, relaciones y comunicación con las instituciones; además de su evaluación, su identidad, sus compromisos y su modo de relacionarse con la sociedad. Es, en suma el reflejo de lo que el museo quiere llegar a ser.

El consumo cultural es imparable y el museo debe hacer frente a un público cada vez más numeroso, variado y de muy diversa procedencia, que exige elementos de interpretación para poder comprender los cada vez más diversos bienes patrimoniales que se ofrecen. El museo deberá establecer las estrategias  necesarias para la conservación y presentación comprensiva del patrimonio.

Todo ello exige programas de divulgación claros, didácticos, lúdicos y accesibles a cualquier visitante en competencia directa con las actividades enfocadas al tiempo de ocio, así se va configurando un panorama muy distinto al de hace apenas unas décadas. El museo debe ir adaptándose a las nuevas situaciones haciéndose eco de las nuevas tecnologías y técnicas expositivas y didácticas, vistas siempre coomo herramientas de trabajo y soporte de contenidos y nunca como un fin en sí mismos.

Aurora León en su texto "El Museo : Práxis y Utopía", señala que estas instituciones "tienen por objeto el análisis de la realidad histórico social", realidad que se enmarca en tiempo y se expresa a través de "una creación peculiar de un concreto nivel de la civilización actual".

Desde esta perspectiva, la conformación de un espacio que represente en términos conceptuales las exposiciones temporales, son una herramienta social, no sólo porque propicia el diálogo entre el público y el museo, sino porque el mismo contenido del museo se convierte en elemento esencialmente socializador.

Tomando como modelo la museología crítica, la cual se desenvuelve como una disciplina científica que estudia ciertos aspectos de las múltiples relaciones entre humanos y el museo, tales como la reflexión sobre el conocimiento, la educación y el análisis de los objetos expuestos y sus impactos socio-culturales, así como sus consecuencias epistemológicas; la museología se erige como el campo de conocimiento apra conferiri formalidad y rigurosidad científica a la práctica museística.

Los cambios sociales producidos en los últimos años han sido muy rápidos y de gran alcance, los museos han tomado conciencia de la importancia y avance que supone utilizar nuevas herramientas para poder favorecer el debate y la participación, construir comunidad, extender el conocimiento en torno a una materia concreta y ser accesibles a todos los visitantes posibles.

 

Comentar este post