Los libros del Chilam Balam

Publicado en por gildo gonzalez

P6110108

 

Los Libros del Chilam Balam

 

Los libros de Chilam Balam incluyen básicamente textos coloniales escritos en idioma maya yucateco, con caracteres latinos y representan uno de los ejemplos más importantes de la literatura indígena de América Latina. Su nombre proviene del linaje Balam, cuyo significado figurado es "jaguar" o "brujo" y de Chilam (o chilan) "el que está acostado", "el que es boca o intérprete". Son documentos abiertos en su composición literaria e histórica, que si bin recogen la trascripción de antiguos textos jeroglíficos y de la memoria colectiva, fueron incluyendo nuevas referencias culturales hasta los siglos XIX y  XX.

Los libros de Chilam Balam llevan generalmente como distintivo el nombre de la población donde fueron hallados; los hasta la fecha conocidos son: los de Chumayel, Maní, Tizimín, Kaua, Ixil, Tekax, Nah, Tusik y Chan Cah; sus temas varían, pero se puede decir que están relacionados con lo religioso tanto indígena como cristiano, crónica históricas, textos médicos, farmacopea nativa, textos cronológicos y astrológicos, tablas calendáricas, así como adaptaciones de los horóscopos europeos.

Estos documentos brindan la gran oportunidad para entender los conceptos, temas y textos de la cultura europea que los mayas consideraron de interés para adaptarlos y establecer comparaciones con su propio sistema simbólico cultural.

El pionero en la recopilación, traducción y análisisde los libros de Chilam Balam fue el político yucateco Juan Pió Pérez, quien a principios del siglo XIX se dedicó a buscar, copiar y traducir diversos textos con el objetivo de aprender la cronología y la historia mayas. Otros dos investigadores pioneros en el estudio de estos libros son Ralph . Roys, investigador estadounidense que se interesó por los textos mayas coloniales en la década de 1920 y Alfredo Barrera Vázquez, filólogo interesado en la historia y lingüística mayas que realizó cuidadosas traducciones del maya colonial al español. Sus traducciones abarcaron también el Códice de kalkiní y El libro de los Cantares de Dzitbalché.

Los textos coloniales mayas llamados Chilam Balam, que mezclan conceptos cristianos y tradiciones bíblicas con el saber esotérico de la cosmología maya tradicional, demuestran que por lo menos durante cierto tiempo después de la Conquista sobrevivió un cuerpo de intelectuales- sacerdotes para quienes el cristianismo no resultaba completamente desconcertante. Aunque el significado de los libros es a menudo oscuro debido a nuestra ignorancia de gran parte del lcomplejo sistema simbólico maya, se puede descifrar lo suficiente para sugerir una respuesta al dogma cristiano con el nivel de interpretación sumamente refinado.

No hay que olvidar que la casta sacerdotal acabó por desaparecer y con ella el refinamiento teológico que subjace en los textos de Chilam Balam.

Si el "descubrimiento" de los libros de Chilam Balam apenas se realizó en el siglo XIX y a partir de ahí, hasta la fecha, se han hecho las diversas traducciones y versiones al francés, inglés y castellano, es de suponer que a lo largo de la Colonia, los textos mayas fueron de exclusivo uso de los sacerdotes y sabios que los tenían resguadados en las poblaciones, siendo su contenido desconocido por todos aquellos no hablantes de la lengua maya.

La estrategia de resistencia literaria fue sumamente segura, pues no era sólo resguardada la memoria popular y colectiva en los textos escritos, sino que el acceso era difícil para los extranjeros y en cualquier caso impenetrables a su lectura.

 

"Ellos hablan con sus propias palabras y así

acaso no todo se entienda en su significado; 

pero derechamente, tal como pasó todo, así

está escrito. Ya será otra vez muy bien

explicado todo".

"... No está a la vista todo lo que hay escrito dentro

de esto, ni cuánto ha de ser explicado.

Los que lo saben, vienen del gran linaje de nosotros,

los hombres mayas. Esoso sabrán el significado

de lo que hay aquí, cuando lo lean.

Y entonces lo verán y entonces lo explicarán".

 

Chilam Balam de Chumayel.

 

 

 

 

Comentar este post