Encuentro Internacional ¿Qué hace posible al museo?

Publicado en por gildo gonzalez

4241486212_9fb0310e89.jpg

Realizado en Septiembre 17 y 19 de 2012


Evento auspiciado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y coordinado por el Instituto de Investigaciones Estéticas, el Museo Nacional de Antropología y el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC).

La dinámica, programa y participantes del Encuentro fueron definidos por un Comité Museológico que trabajó colegiadamente, integrado por Renato González, Diana Magaloni, Graciela de la Torre, Magdalena Zavala, Laurencia Mercado y Jorge Reynoso.

Por medio de conferencias magistrales, mesas de trabajo y el análisis de estudios de caso en México, el resto de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, los participantes trabajaron sobre el desarrollo de perspectivas más amplias con respecto a las actuales condiciones de viabilidad de los museos a partir de ejes como: sustentabilidad económica, esquemas de operación y organización, gestión autonómica, estructuras normativas y jurídicas, participaciones estatales, civiles y privadas, así como la responsabilidad e impacto social que los museos asumen actualmente.

Finalmente, se llevó a cabo a cabo la Plenaria (relatoría y conclusiones) “¿Qué hace posible al museo en México?” en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología, como resultado documental del Encuentro.

 

Durante el primer día de trabajos del Encuentro Internacional, el actual titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CNCA) Rafael Tovar y de Teresa, habló acerca de su experiencia como funcionario cultural, pero también ofreció un diagnóstico acerca de los retos que enfrenta la gestión de espacios museísticos en México.

En su intervención señaló que:  “Llegó el momento en que los museos respondan a un nuevo paradigma cultura y las decisiones en torno a ellos se tomen al margen de urgencias y compromisos políticos o coyunturas que no permiten establecer una política específica”.

Añadió que: “Hace falta fortalecer  la participación de especialistas  y críticos, conocedores del contenido, proyecto y líneas generales de los museos, así como retomar la identidad propia de esos recintos, hay que regresar a la vocación de la que surgieron”.

Resaltó la importancia de fortalecer vínculos con las comunidades, la educación y con el concepto de espacio público, pues ahí es donde radica la autonomía y la posibilidad de realizar ejercicios creativos de los directivos.

Añadió, que se necesita una administración que permita concretar programas de trabajo mediante la conformación de consejos especializados, no circunscritos a patrocinadores de carácter financiero o político; sólo así se fortalecerá el peso intelectual de cada uno de los proyectos.

Por su parte, el director del Instituto de Investigaciones Estéticas, Renato González Mello, en su intervención inaugural manifestó que el concepto de autonomía es uno de los puntos clave a debatir en torno a la gestión de los museos. “La autonomía que nos interesa discutir se refiere a la construcción de procesos de planeación, su puesta en práctica y la evaluación de la gestión; a la organización de formas de financiamiento, transparencia y rendición de cuentas”.

Se trata, puntualizó “de una autonomía política e intelectual, que la sociedad tenga derecho a opinar y decidir lo que ocurre en las instituciones públicas, a través de las leyes, como ocurre en toda democracia, pero que la propia sociedad o las autoridades no tengan derecho a cerrar la sala cuando se exhiba legítimamente algo que incomode o encolerice a las mayorías o a los poderes; que los gobiernos se mantengan al margen de toda tentación de intervenir en los espacios de exhibición de la misma manera que se abstienen de intervenir en las universidades”.

Conclusiones

 Este documento recoge y sintetiza las opiniones vertidas en el Encuentro Internacional ¿Qué hace posible al museo?, cuyas sesiones tuvieron lugar los días 17 y 18 de septiembre de 2012 en las instalaciones del Fondo de Cultura Económica, con la participación de autoridades y especialistas de Brasil, España, Estados Unidos, Francia, Países Bajos, Perú, Puerto Rico, Venezuela y México. El Comité Museológico agradece a los ponentes y a los participantes la riqueza de sus aportaciones al compartir sus experiencias y problemáticas. También agradece la generosidad y la confianza del CONACULTA, el INAH y la UNAM, instituciones que apoyaron el encuentro.

Al convocar a este encuentro, el Comité Museológico consideró que, a la luz de las prácticas inter­nacionales y de las características de los museos en México, resultaba oportuno discutir la instru­mentación de la autonomía en la gestión de los museos, trascendiendo las coyunturas políticas y los marcos administrativos. Estas conclusiones son producto de la reflexión sostenida durante los días de trabajo. El Comité Museológico toma la responsabilidad por este texto, en el que dio prioridad a una visión incluyente de las propuestas nacionales e internacionales, con la finalidad de alimentar el debate sobre los museos en México.

 

  

CONCLUSIONES

 

Los museos son centros de conocimiento y aprendizaje en los que se preserva y activa la memoria mediante la experiencia. Facilitan a la sociedad la construcción de consensos simbólicos y conceptuales porque establecen un espacio público para el debate de los saberes. En esa medida, pueden promover dentro de la colectividad la plura­lidad, la inclusión, la conciencia crítica y la mejora en la calidad de vida. La autonomía en la gestión y la búsqueda de fuentes de financiamiento permite el mejor logro de dichos objetivos.

La autonomía es una aspiración significativa de una parte de la comunidad de los museos mexicanos, lo que refleja una tendencia equivalente en distintas partes del mundo: los museos han buscado aumentar su capacidad de ges­tión, diversificar las fuentes de su financiamiento y establecer espacios de estabilidad. Han buscado igualmente que el logro de sus objetivos no pueda suspenderse en forma arbitraria como consecuencia de procesos políticos, económicos y sociales. La autonomía fortalece a los museos y les permite consolidar proyectos de trabajo y prác­ticas profesionales que son significativos para las sociedades.

La autonomía de los museos es una política adoptada por los estados nacionales y los gobiernos locales en todo el mundo, quienes se obligan así a otorgar recursos, crear instrumentos legales y articular herramientas administra­tivas que permitan a los museos el óptimo desempeño de sus funciones. Esta política flexibiliza los instrumentos administrativos y fortalece la libertad de pensamiento gracias a la autogestión de los proyectos de educación, conservación y exhibición. Parte de la premisa de que la necesaria regulación propia de la actividad pública no debe limitar las tareas sustantivas del museo.

Al promover la autonomía de los museos dentro de un marco institucional regulado, los poderes nacionales y locales refuerzan la capacidad autogestiva de la sociedad, pues ésta puede expresarse en espacios concretos, como son las salas de exhibición. Esta política busca reconocer la responsabilidad y creatividad de los museos en la articulación entre dichos poderes y las sociedades a las que sirven.

En ninguno de los casos analizados durante el encuentro, la autonomía intelectual y de estión de los museos reduce o matiza la tutela del Estado sobre el patrimonio cultural, el carácter inalienable de las colecciones o, en su caso, el carácter público de la propiedad de los bienes intangibles o tangibles, muebles o inmuebles. Tampoco cancela los objetivos y las metas de los poderes públicos en sus distintos ámbitos.

En su parte medular, los sistemas autónomos para la gestión de instituciones públicas, ya sean gubernamentales o no gubernamentales, toman decisiones por medio de órganos colegiados en todos los niveles, estableciendo formas de evaluación cualitativa del trabajo profesional, que de esta manera se robustece.

La puesta en práctica de una política así requiere ponderar las diferencias entre museos de magnitudes, objetivos y acervos distintos localizados en comunidades igualmente diversas. La gestión de los museos precisa de indica­dores cualitativos diferenciados para su evaluación, que tomen en cuenta, por lo menos, los siguientes aspectos:

a) la custodia y el manejo del patrimonio tangible e intangible;

b) la relevancia cultural y social de la oferta;

c) la socialización del conocimiento;

d) la vinculación con la sociedad;

e) las condiciones materiales de operación, y

f) la transparencia de los procesos de evaluación y rendición de cuentas.

El Comité Museológico considera que, a corto plazo, deben ponerse en marcha proyectos de investigación y pro­cesos de diálogo que permitan estructurar propuestas concretas apropiadas para el contexto mexicano. El Comité estima como particularmente importantes las siguientes áreas, siempre desde un punto de vista comparativo:

a) La conformación actual de los museos en México y su vocación.

b) Su marco jurídico y administrativo.

c) El forta­lecimiento de las competencias profesionales.

d) Su repercusión social, incluyendo a los grupos sociales que no asisten a los museos.

El Comité propone, a mediano plazo, un observatorio de los museos en México que posibilite a la comunidad museística, mediante mecanismos colegiados y en red, para acrecentar la densidad de sus argumentos desde nuevos parámetros de análisis.

 

El Comité Museológico | 19 de septiembre de 2012

Renato González Mello, Diana Magaloni, Jorge Reynoso, Graciela de la Torre, Magdalena Zavala

 

(Fuente informativa: Universidad Nacional Autónoma de México, Museo Universitario de Arte Contemporáneo, Unidad de Seminarios del Fondo de Cultura Económica, La Jornada – Mónica Mateos Vega.)

 

Comentar este post